El dia de la flor.
Los niños se ponian en fila y cada uno pedia un deseo a la Virgen. Mi hijo Martín me dijo que dos niñas pidieron que volvieran sus abuelos.
y Martín me dijo mamá si ya están aquí, no pueden volver, porque asi se los muestro yo.
Sus abuelos Roberto y Narciso son dos estrellitas preciosas del firmamento que nos observan y nos mandan mensajes de amor, de entrega infinita con el cosmos.
Hernán mi hijo pequeño me dijo : ¿ A qué mis abuelos ya resucitaron?, yo les digo que si, basta verlos en vuestra mirada, limpia y llena de amor.
Nadie que halla amado y se halla entregado con el alma entera podrá morir.
Os queremos y os vemos a través de las miradas sinceras de los niños.
Que lo tienen todo muy claro.

Entradas populares de este blog

las golondrinas