Al arrullo


Me abrazas con tus olas

siento tu sabor en mi boca

te rompes en mi.

Yo me transformo en ti.

Te miro y me tranquilizo.

Pues tu vaivén incesante

me hace sentir presente.

Al arrullo del viento.

Caprichosa juego a salpicar

mi vida de escurridiza espuma.

Mi cabeza sale de tu interior.

como si volviera a nacer.

Rompiendo las aguas

lloro de felicidad.

Comentarios

  1. ¡Ay Carrachina! Es bueno sentir felicidad, aunque esta nos haga llorar.
    Un besito

    ResponderEliminar
  2. Pues claro, es que hay veces que lloramos de alegría, ¿o no?


    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Yo lloró muchas veces también de risa, me entra el ataque y no puedo parar.
    Cualquier emoción que nos haga sentir que estamos vivos es buena.
    Eso creo yo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

las golondrinas