Amanecer infinito


Siento tu aroma en mi piel

puedo leer lo escrito de tu aliento

en mi cristal empañado.

Amor, cariño, entrega.

Vuelvo a imprimir tu mirada

clavada en la mía.

La tinta sale borrosa dibujando

algo que se parece al infinito.

yo escribo y escribo,

alguíen ajeno a mi intelecto

me guia las manos en un

suspiro entreabierto de cortinas

cerradas.

En la puerta se escucha el silencio

de tus pisadas sonoras,

que vienen una vez más a traspasar

mi alma de amaneceres sin fin.

Comentarios

  1. ¡Hermoso poema Esther! Muy lleno de sentimientos y amor.
    Intenté varias veces dejarte un comentario pero me resultaba imposible, blogger no me dejaba.
    Espero que éste salga.
    Un beso grandote y gracias por seguirme.

    ResponderEliminar
  2. Lo mismo me pasó a mi, intenté dejarte un mensaje no se si salió, porque no me dejaba.
    Me gusta mucho tu blog y como escribes.
    Un beso muy grande Liliana G.

    ResponderEliminar
  3. Joé, que no pude dejarte ningún comentario ayer.
    No sé qué pasó... Aunque, bueno, ya he visto que todos hemos tenido ese problema... jeje
    Me gustó mucho el poema...
    Me encantó lo de "... el silencio de tus pisadas sonoras..."...
    Y es que, el silencio a veces es taaaaaan ruidoso.. :)

    Besos, Carrachina.

    ResponderEliminar
  4. Lourdes es verdad el silencio aveces es muy ruidoso, a mi me cuesta mucho estar en silencio, parece que buscamos siempre el sonido.
    Gracias por tu comentario, y estoy que feliz que os gusten mis humildes poemas.

    ResponderEliminar
  5. Precioso poema amiga...el silencio aunque ruidoso muchas veces necesario...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Ainhoa por tu comentario, de pequeña yo era el silencio puro, no me atrevia a hablar, hoy mi hijo me dijo, y ahora porque eres tan charlatana.
    Quizás tenga que volver a mi esencia: el silencio, para escuchar a mi alma.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

las golondrinas