Caleyes con oficiu. Monserrat Garnacho.



EDUARDO LAGAR
La escritora y profesora mierense
Montse Garnacho ha recorrido Asturias
recogiendo inolvidables testimonios, muchos
de ellos publicados en este diario en la
sección «Caleyes con oficiu». Eran monólogos
donde el personaje discurría libremente.
Hoy, a imitación de aquelles «caleyes»,
es la propia voz de Montse Garnacho la que
monologa (La conversación se desarrolla en
la biblioteca del Instituto Jerónimo González
de Sama de Langreo, donde Montserrat
Garnacho, maestra y escritora, da clases de
Lengua. A su lado están cincos alumnos
suyos, escuchando. Son, como ella dice, «los
mis nenos»)
“Con los nenos aprendo muy despacio. Pa mí la enseñanza
no ye llevar a los críos a donde yo quiero ir, si no a
donde quieren ir ellos.»
«Lo que aburre no se aprende y estos nenos están aburridos
en la escuela, todos. Tenemos un sistema en el que
están aburridos, porque los profesores también están
aburridos. La escuela tal y como está concebida ahora
nun-yos interesa a los guajes, nun
hay asignatures importantísimes,
como son cine, teatro, publicidad,
como ye música, como ye graffiti. Vamos
a ver, hay una distinción fundamental
en dos palabres que son preciosísimes.
Ésa ye "pedagogo", que no ye
el que arrastra al guaje, sino el que
acompaña al nenu. Acompañábalu a
escuela, era el esclavu que lu acompañaba.
Pero así y todo iríen charrando.
Y ye fundamental la diferencia entre
acompañalu y arrastrar al guaje a loque
tu-y dices, "tienes que estudiar
esto, esto y esto, porque ser listu ye
estudiar esto, esto y esto". Pero ye muy
difícil introducir en el sistema la otra
mentalidad. Ye muy difícil que nosotros
nos digamos: "No, yo tengo que acompañar a donde
él quiera". Primero porque ye muy trabajoso». «La verdá
ye que ye muy difícil ser maestra. Porque a los nenos
tienes que dayos miminos, tienes que dayos autoestima,
tienes que dayos conocimientos, ser psicólogo, tener mucha
paciencia y con tus problemas también.

Sigo de homenajes porque le cogi el gusto y ahora se lo hago a Monserrat Garnacho para mi una escritora , cuentacuentos con magia,y sobre todo esa persona que supo ver en mi padre, el arte que llevaba dentro: mi padre sale en su libro Caleyes con Oficiu se llamaba Roberto " Carracho"mientras barria las calles de la villa de Luarca y recitaba sus poemas como él decia a quién los quisiera escuchar.

Entradas populares de este blog

las golondrinas