Soy critico de arte


Dentro de la barriga de mamá pinté cuadros en acrílicos.
Soy crítico de arte desde que nací .
Te puedo dar mi opinión acerca de todas las obras.
Antes de nacer hay vida, hay vida antes de mi y de ti.
Después de la muerte también.
Te puedo decir que yo ya estuve aquí
y cada vez que vuelvo a
nacer me desprendo más de lo material,

para encontrarme nuevamente con
mi ser.


La inocencia se expresa asi con libertad y sabiduria.

Reflexión de un niño de 4 años

Comentarios

  1. Vaya cuánto tenemos que aprender de los niños. Me encanta escucharlos, ven todo tan claramente, así con libertad y sabiduría.
    Besotes:)

    ResponderEliminar
  2. ME MUERO DE TERNURA,ESTHER.CADA DIA APRENDO MAS DEMI HIJO.
    ES BELLISIMO ,CIELO.
    MJ

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué belleza! ¡Una ternura, Esther! Los chicos una vez más nos demuestran lo grande que son.
    Un beso inmenso, amiga.

    ResponderEliminar
  4. Precioso Esther. La inocencia de un niño es lo más sabio que tenemos. Que entrada tan hermosa, y acompañada de una extraordinaria melodía.
    Un abrazo bien fuerte amiga.

    ResponderEliminar
  5. Esther, un niño de cuatro años,llano de ternura y reflexión.
    Un post maravilloso.
    Besos, amiga

    ResponderEliminar
  6. Jo, menudo niño. Este crío está de vuelta, y nos da cien mil vueltas a los demás, eh?
    Pues sí, como todos los chiquillos, es verdad.

    Besos, Carrachina.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

las golondrinas