Barra de vídeo

Loading...

sábado, 13 de marzo de 2010

Pegasos

Pegasos, lindos pegasos




Pegasos, lindos pegasos,

caballitos de madera...



Yo conocí siendo niño,

la alegría de dar vueltas

sobre un corcel colorado,

en una noche de fiesta.



En el aire polvoriento

chispeaban las candelas,

y la noche azul ardía

toda sembrada de estrellas.



¡Alegrías infantiles

que cuestan una moneda

de cobre, lindos pegasos,

caballitos de madera!.



- Antonio Machado



En el corazón de todos los inviernos vive una primavera palpitante y detrás de cada noche viene una aurora sonriente khalil  Gibran
 voy a descansar un poco del blog y para ello me quiero despedir  de la forma que más me gusta, una poesia favorita, una canción favorita y un poeta maravilloso.
Un beso a todos y hasta pronto.
os quiero con todo mi corazón.
y un premio para todos mis seguidores:



Tú eres importante para mi.
 y un ramo de flores que me enviaron que es precioso y lo quiero compartir con las más bellas flores de mi jardín que sois vosotros con vuestro amor incondicional.
y un cuento muy humilde sobre la amistad.

LAS ESTRELLAS CAELUM






El cielo esa noche volaba bajo, se confundía con el agua del mar.

Las luces de las farolas se reflejaban formando un calidoscopio sin igual.

Dos estrellitas fugaces bajaron de su morada azul y al agacharse se vieron en el agua del mar.



Las dos cogidas de las patas se balanceaban y reían a carcajadas.

Nunca tanta hermosura habían visto, sus ojitos remolones dibujaban grafitos de colores

Y chispeaban con fuerza sobre el agua.

De repente una se descolgó del cielo y su amiguita por no dejarla sola se tiró con ella.



Estaban muertas de frío, pero su luz aun perduraba en el fondo del mar.

Las olas comenzaron a batirse fuertemente contra las rocas del acantilado.

Luz y Destello tuvieron miedo pues jamás habían sentido tal emoción.

Todo era distinto en el mar, a su alrededor el movimiento era continuo y agitado.



Atrás quedaba la tranquilidad del cielo y la paz de las nubes de algodón.



Martín y Hernán se asomaron a la orilla iban con su papá Pedro, ese día llevaban el salabardo nuevo y estaban deseosos de pescar algo…

Pescar la luna si pudieran y llevársela a mamá.

Sus ojos se encendieron cuando vieron a Luz y Destello en la Orilla de la playa con sus ojitos remolones. Estaban exhaustas de tanto viaje entre el cielo y el mar.

Los niños sacaron su cubito naranja y con una gran ternura las colocaron en sus manos de niños juguetones, su piel se quedaba prendida a sus brazos igual que si fueran parte de su cuerpo.



Llegaron a casa rompiendo sonrisas, mientras subían sigilosos por la escalera para dar una sorpresa a su mamá Esther, que por cierto significa Estrella.



Martín: Mamá te traemos un regalo.

Hernán: es algo muy especial.

Qué feliz se puso mama al ver a esas estrellitas tan relucientes en el fondo del cubo naranja.



Esther con tono susurrante les dijo al oído: Estas estrellitas son vuestras amigas tenéis que salvarlas y llevarlas a un acuario.

A su papá se le ocurrió llevarlas al Báltico un bar. En el que estarían muy bien.

Desde entonces Martín y Hernán van al barde Manolo a ver a sus amigas.

Luz y Destello que se sienten felices pues ahora tienen en sus corazones algo más que el cielo, tienen dos amigos de verdad.



Y nadie sabe su secreto, pues ellas son las estrellas Caelum, caídas del cielo, que fueron muy traviesas y por ver su carita reflejada en el agua, cayeron al mar.

Ahora están felices porque ya saben lo que es la amistad pero anhelan regresar a su morada azul.

Cuando Manolo apagó la luz las estrellas empezaron a iluminar todo el espacio, bajo los ojos atónitos del gato Tintín.


Esther Rubio Diaz

Hasta pronto os sigo....



Se ha producido un error en este gadget.

VISITA A J.K EL DIRECTOR DE LA BRUJA DE PORTOBELLO

gracias mimosa

La vida es hermosa