Sed de ti

Mi boca se vuelve agua

y bebo los días


sedienta de palabras

que llenan mi corazón.


El agua se transforma

en mares ocultos.


En mi ser insaciable

que se deslizan por

los rincones ocultos

de mi alma.


Con sabor

a todos los sabores

que me gustan.


Sabor a ti,

a tu presencia

que encuentro

escondida en mí.

Esther Rubio Díaz


Entradas populares de este blog

las golondrinas