El templo de Delfos



En el templo de Delfos posé mis alas


para descansar del largo viaje

entre penumbras y montañas rocosas

desciendo en vuelo plano hacia

lo que un dia pensé que era imposible

y ahora con mis dedos puedo

tocar el arpa y sentir como cantan

los ángeles canciones jamás soñadas.

Veo a los lejos de mi ser, una lluvia

incesante de verde monte que me viste

de flores que dejan entre ver mis raices

bien sujetas al suelo.

Sin embargo mis manos tocan el cielo

y mi cuerpo ya no es cuerpo.

la materia se hizo particula que se

funde con otros en este mi templo

de Delfos
 
Esti Rubi

Entradas populares de este blog

las golondrinas