Adriana Macías Hernández


Comentarios

  1. Un ejemplo maravillosos de lo que la voluntad y la fuerza del espíritu logran hacer!
    Nos queda a nosotros, quizás, vencer el prejuicio sobre lo que nos saca de nuestra cómoda realidad.

    Admirable mujer!

    ResponderEliminar
  2. He llorado y he reido, sencillamente es una lección de vida. Un beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

las golondrinas